English
Artículo
Dios Necesita Hombres - Zac Poonen

Dios necesita hombres hoy -

  • Hombres que se presenten ante Su Rostro y escuchen Su voz a diario,
  • Hombres que no tengan deseo en su corazón por nada ni nadie más que de Dios mismo,
  • Hombres que tengan tal temor de Él tan grandemente que aborrezcan el pecado en todas sus formas y amen a la justicia en todos sus caminos,
  • Hombres que hayan vencido pensamientos de ira y pensamientos sexuales pecaminosos, y que preferirían morir a pecar, incluso en pensamiento o actitud,
  • Hombres cuyo estilo de vida diario sea llevar su cruz y avanzar hacia la perfección, y que estén trabajando constantemente en su propia salvación con temor y temblor,
  • Hombres llenos del Espíritu Santo que estén tan arraigados y cimentados en el amor que nada los pueda llevar hacia una actitud poco amorosa hacia otro ser humano, por más grande que sea la provocación,
  • Hombres que estén tan arraigados y cimentados en la humildad que ni la alabanza humana, ni el crecimiento espiritual, ni un ministerio respaldado por Dios, ni nada más podría hacerles perder la conciencia de ser menores al más pequeño de los santos,
  • Hombres que entiendan la naturaleza y propósitos de Dios a través de Su palabra, y que tiemblen ante esa palabra para que no desobedezcan hasta el más pequeño mandamiento ni desatienden el enseñárselos a otros,
  • Hombres que proclamarán el consejo completo de Dios y expongan la prostitución religiosa y las tradiciones humanas no escriturales.
  • Hombres que tengan la revelación del Espíritu Santo en lo secreto de la santidad, en que Cristo ha venido en la carne y ha abierto un camino nuevo y vivo a través de la carne.
  • Hombres que sean diligentes y trabajadores, pero que también tengan sentido del humor, y sepan cómo relajarse y jugar con los niños, y disfrutar las buenas dádivas de Dios en la naturaleza,
  • Hombres que no sean ascetas, pero que al mismo tiempo vivan una vida disciplinada y no se asusten con las dificultades,
  • Hombres que no tengan interés en ropas caras o en turismo, que no desperdicien su tiempo en actividades improductivas o su dinero en compras innecesarias.
  • Hombres que hayan dominado su deseo de comidas elegantes y que no sean esclavos de la música, los deportes u otra actividad legítima,
  • Hombres que han sido disciplinados exitosamente por Dios en los fuegos de la aflicción, el abuso, las tribulaciones, acusaciones falsas, enfermedad física, dificultades financieras y oposición de parte de los parientes y líderes religiosos,
  • Hombres llenos de misericordia, que puedan simpatizar con el peor de los pecadores y el peor de los creyentes, y les brinden esperanza, ya que ellos se consideran a sí mismos como el primero de los pecadores,
  • Hombres que estén tan arraigados en la seguridad del amor de su Padre Celestial que nunca estén ansiosos por nada, ni temerosos de Satanás, ni de los hombres malos, ni de dificultades, ni de nada.
  • Hombres que hayan entrado en el reposo de Dios, creyendo en el trabajo soberano de Dios en todos los asuntos para su beneficio y que por lo tanto den gracias siempre ante los hombres, por todas las cosas y en toda circunstancia.
  • Hombres que encuentren su gozo sólo en Dios y que estén por lo tanto llenos del gozo del Señor, habiendo vencido al mal humor,
  • Hombres de fe viva, que no tengan confianza en sí mismos, ni en sus habilidades naturales, sino completa confianza en Dios como su Ayudador infalible en toda situación.
  • Hombres que vivan, no por los requerimientos de su propia razón, sino por la guía del Espíritu Santo.
  • Hombres que hayan sido genuinamente bautizados en el Espíritu Santo por Cristo mismo (y no sólo estremecidos por alguna falsificación emocional o convencidos por un argumento teológico),
  • Hombres que vivan constantemente bajo la unción del Espíritu, dotados con los dones sobrenaturales que Él les ha dado,
  • Hombres que tengan la revelación de la iglesia como el cuerpo de Cristo (y no una congregación o denominación) y que den todas sus energías, su riqueza material y sus dones espirituales para edificar esa iglesia,
  • Hombres que hayan aprendido a refrenar sus lenguas a través de la ayuda del Espíritu Santo y cuyas lenguas estén encendidas con la flama divina de la Palabra,
  • Hombres que hayan abandonado todo, que no estén atraídos por dinero o cosas materiales, y que no deseen obsequios de otros,
  • Hombres que puedan confiar en Dios para proveer todas sus necesidades terrenales y que nunca insinúen acerca de sus necesidades materiales ni de sus obras, ni en sus conversaciones ni en cartas o reportes,
  • Hombres que no sean obstinados sino gentiles, y abiertos a la crítica, deseosos de corrección de hermanos más maduros y sabios,
  • Hombres que no tengan deseos de dominar o aconsejar a otros (aunque estén prestos a dar consejo cuando se los pidan), y que ya no deseen ser considerados como 'ancianos' o líderes, sino que sólo deseen ser hermanos ordinarios y siervos de todos,
  • Hombres con los cuales sea sencillo confraternizar, y que estén dispuestos a ser incomodados y a que se tome ventaja de ellos,
  • Hombres que no hagan distingo entre el millonario y el mendigo, el de piel clara u oscura, el intelectual y el ignorante, el culto y el bárbaro, sino que los traten a todos igual,
  • Hombres que nunca estarán influenciados por su esposa, hijos, parientes u otros creyentes a bajar la intensidad de su devoción por Cristo o su obediencia a los mandamientos de Dios,
  • Hombres que nunca puedan ser sobornados a comprometerse por ninguna recompensa que Satanás les pueda ofrecer (honor, dinero o lo que sea),
  • Hombres que sean testigos fieles de Dios, sin temer a los religiosos ni a los seculares,
  • Hombres que no deseen agradar a ningún humano en la faz de la tierra, y que estén dispuestos a ofender a los hombres si es necesario, para agradar sólo a Dios,
  • Hombres para los que la Gloria de Dios, y el Reino de Dios siempre tengan la prioridad sobre las necesidades meramente humanas y su propia comodidad,
  • Hombres que no puedan ser presionados por otros ni por sus propios razonamientos para hacer 'obras muertas' para Dios, sino que estén deseosos y contentos de hacer sólo la voluntad de Dios en sus vidas,
  • Hombres que tengan el discernimiento de Espíritu para distinguir entre el trabajo cristiano humano y el espiritual,
  • Hombres que vean las cosas desde un punto de vista celestial y no humano,
  • Hombres que rechacen los honores y títulos humanos que se les ofrecen por sus labores para Dios,
  • Hombres que sepan cómo orar sin cesar y cómo ayunar y orar cuando se necesita,
  • Hombres que hayan aprendido a dar generosa y alegremente, en secreto y con sabiduría,
  • Hombres que estén dispuestos a ser todas las cosas para todos los hombres, para que de alguna forma algunos se salven,
  • Hombres que deseen ver a otros no sólo salvos sino hechos discípulos de Cristo, y traídos al conocimiento de la verdad y a la obediencia de los mandamientos de Dios,
  • Hombres que tengan un deseo de ver un testimonio puro de Dios en todo lugar,
  • Hombres que tengan una ardiente pasión de ver a Cristo glorificado en la iglesia,
  • Hombres que no busquen lo suyo en ninguna forma,
  • Hombres con autoridad espiritual y con dignidad espiritual,
  • Hombres que defenderían solos a Dios en este mundo si fuese necesario,
  • Hombres que no claudican, como los apóstoles y profetas de antaño,

La obra de Dios sufre hoy en el mundo, porque dichos hombres son escasos. Determine con todo su corazón que usted será ese hombre para Dios, en medio de una generación pecadora y adúltera y una cristiandad que claudica. Ya que no existe la parcialidad con Dios, es posible que usted sea ese hombre, si es que desea realmente serlo. Ya que Dios demanda compromiso y obediencia sólo en las áreas conscientes de su vida, es posible que usted sea ese hombre, incluso aunque el área consciente de su vida esté limitada. (Esa área seguirá incrementándose cuando camine en la luz y avance hacia la perfección). No hay excusa por la cual usted no puede ser ese hombre. Ya que nada bueno hay en la carne, debemos buscar en la gracia de Dios para encontrar las virtudes enumeradas arriba. Clame a Dios diariamente para que Él le dé la gracia de ser dicho hombre en estos, los últimos días.

   
Inicio | Contacto

© 2008 Copyright - Christian Fellowship Church , Bangalore. (INDIA)